martes, 24 de febrero de 2009

¿Qué ha dicho Váklav Klaus en el Europarlamento?

El Presidente Checo fue al parlamento europeo. Básicamente criticó a la UE por el déficit democrático, por ahogar la economía, al Tratado de Lisboa por que continuar el proceso de europeización no es lo que hay que hacer, y al Parlamento Europeo por que no representa una oposición y la representación de los países pequeños se reduce.

Cuaquiera entiende que cuando un político compara la URRSS con la UE, una especie de gusano carníboro debe estar comiéndose su cérebro y sus ojos. Nadie puede ser tan miope. Pero en fin, vamos a intentar entender de donde viene ese gusano malvado.

Pertenece, Vaklav, el gusano no, a una horneada de políticos que lucharon no sólo por la caída del comunismo, también por el nacionalismo, por la independencia. Que Praga, o Budapest, o Varsovia, o Tiblis, etcétera, no tuviesen que estar sometidas a ninguna otra capital. Las decisiones serían tomadas en Praga, y no Moscú. La República Checa (por aquel entonces Checoeslovaquia) era por fin independiente, podría mirar de igual a igual a sus antiguos amos Austria, Alemania o Rusia. O eso creía.

Y de pronto ve que su mejor baza es integrarse en una estructura política a nivel continental. Estructura en la que Alemania es el país con más peso. De pronto Praga queda de nuevo subyugada a otra supracapital. Las decisiones ya no se toman en Praga, sino en Bruselas.

Esto explica su sentimiento y el de muchos de antiguos países comunistas. Por supuesto, para explicar esto he tenido que obviar cantidad de información. Yo sé que la obvio, espero que él también lo sepa.

Sólo alguien que sueña con un modelo capitalista estadounidense puede decir cosas como "el actual sistema económico de la UE es un sistema de un mercado reprimido, un sistema de una economía controlada centralmente que se fortalece permanentemente" y pidió en cambio la "liberalización y desregulación de la economía europea" (fuente, Granada Hoy). Es curioso que la mayoría de las críticas a la UE sean la contraria, que es demasiado liberal...

Sólo alguien que fantasea con la visión de que su país tiene el mismo peso que RU, Alemania o Francia puede reivindicar "la soberanía de cada Estado miembro y el respeto para el principio de que el voto de cada país comunitario tiene "el mismo peso" y garantizar así que ninguno se vea "ignorado" en el proceso de toma de decisiones en la UE" (fuente, Granada Hoy). Los que sueñan con palabras como "independencia", "autodeterminación" etcétera no suelen aceptar el hecho de que con esos bónitos términos también viene una amputación lógica de peso, de importancia, de influencia.

En su cerebro vive un gnomo llamado "nacionalismo lingüístico europeo" típico del s. XIX que todavía vemos actuar, en España se reencarna en todos los nacionalistas periféricos, por ejemplo. Ese gnomo viene a decir que si los habitantes de un territorio tienen el sentimiento de hablar una lengua diferente, tiene la obligación-derecho de ser independientes. Y ese gnomo es el que ha construido el concepto de "nación" en Europa. Ni China, ni América, ni la India, ni Rusia se explican con ese gnomo, como Coudenhove-Kallergui explica en su maravilloso libro "Paneuropa". Vaklav se espanta ante la idea de que haya una estructura política europea ya que no hay una "nación europea". Pero es que la idea de nación-estado está caduca. Y así lo reconoce la UE en la frase "Unión en la diversidad". Por eso se dice que es una estructura "supranacional", al igual que, por poner un ejemplo democrático, la India.

Y en cuanto a que en el Parlamento no hay una verdadera oposición, lo que reivindica no es una oposición en el Parlamento, sino una oposición al Parlamento y en general a la UE. De nuevo este hombre esta evitando ver que sí hay diferentes opiniones sobre qué debe ser la UE: ¿Confederal o Federal? ¿A varias velocidades? ¿Laica o con bases cristianas?

De cualquier manera, algo hay que darle de razón al hombre. Y es que la UE ha tenido una aceptación y un crecimiento espantoso desde su creación. Podrían haberse creado dos "Uniones Europeas" que hubiesen competido entre ellas, por ejemplo una con el Eje Franco-Alemán como núcleo y otra con el RU. Pero no.

En fin, en unos meses podremos volver a olvidarnos de este espanto centroeuropeo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails