jueves, 26 de febrero de 2009

Los Comics de Marvel y la sociedad americana

Desde hace tiempo digo que estos años son buenos para (re)engancharse a los comics. Las apariciones en el Cine de 300 o Watchmen o comics como The Authority, We3 o The Preacher son buenos ejemplos.

Y Marvel es el chico popular de la pandilla.

Con el gran guionista Michael Bendis ha sabido destruirse a sí misma para renacer. Y metiéndose en política y grandes temas de la sociedad norteamericana.



Aunque ha llevado muchos proyectos en Marvel, como algunas series Ultimate, su gran entrada fue cuando se cargó a los Vengadores. Y lo hizo la Bruja Escarlata, un clásico de la serie asesinaba a unos cuentos de sus colegas después de un ataque psicológico.








El siguiente paso interesante fue la Guerra Civil que tuvieron los superhéroes. Todo comenzaba por que unos adolescentes con poderes no tenían cuídado y una escuela llena de niños volaba por los aires. Con lo que el gobierno hacia que todos la gente con poderes se registrase.

Para muchos eso era crear un estado policial. Para otros era el estado (democrático y soberano) haciéndose cargo de las armas más peligrosas. Por primera vez no había buenos y malos, sino buenos y buenos luchando entre ellos. Es la discusión americana sobre si la gente debe tener armas o si las fuerzas estatales (policía y ejército) deben ejercer la protección, aplicada a los comics.










Después de esto ocurrió la muerte del Capitán América. En mi opinión la compañía queriá con esto mostrar su crítica ante la pérdida del ideal americano.










El siguiente paso fue la World War Hulk. El típico bicho verde, el Doctor Jekyll y Mister Heid del s XX. ¿Qué pasaba en esta ocasión? Que unos cuantos héroes decidían meterlo en una nave y exiliarlo. Cuando volvió quería matarlos a todos, pero finalmente no lo hizo para darles una lección moral. La pena de muerte puesta en duda.




















Tras lo cual poco a poco se descubrió que había unos marcianos infiltrados, la Secret Invasion. Nada nuevo. Bueno, sí. Que estos marcianos lo hacían por razones religiosas, creían en un dios que les había prometido que lo conseguirían, y por ello no dudaban en inmolarse contra los americanos ateos. La Guerra contra el Terror aplicada a los comics.











El último paso se llama Dark Reign. Norman Osborn, conocido enemigo de Spiderman como el Duende Verde, después de esta infiltración marciana, ha recibido la responsabilidad de todas las agencias de seguridad del país. Y de pronto los superhéroes clásicos se convierten en enemigos, en fugitivos. La sociedad se invirtió. Ya no se puede tener confianza en el estado y en sus herramientas.




¿Cuál será el siguiente paso? Probablemente la historia se invierta y los héroes vuelvan a estar libres, con lo que se reafirmará la idea de que cada individuo tiene el derecho de defenderse = a tener una pistola. El derecho del individuo y no del estado. Viva Marvel!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails