viernes, 26 de diciembre de 2008

De París a Praga

El brillante Eurosarko se ha despedido esta semana de Bruselas. No pudo dejar de decir la ñoñería de:

"Intenté cambiar Europa pero Europa me cambió a mí"

Claro que a personas que son pura ambición andante la UE les es una buena sobredosis.

¿Y ahora qué? ¿Qué pasará con Eurosarko? ¿Y con la UE?

Vienen los checos. Y este artículo es un buen resumen de lo que nos espera.

Claro que Vaklav es un político (como tantos otros a lo largo del continente) que prometió meter a su país es la UE. Y una vez dentro se llama "disidente de la UE". "Disidente" suena a cubano, ¿no? A dictadura al final y al cabo. Él mismo comparó la UE con el Bloque Soviético. Es lo que pasa con los nacionalistas radicales: no diferencian tanques con compromisos democráticos. Bruselas y Moscú tienen algo en común: que no es Praga.

La respuesta está clara: si la República Checa quisiese marcharse de la UE, que lo haga. Referendum y adios. Ya lo hico Groenlandia en los 80.

Menos mal que la presidencia no estará en manos de este pequeño Sauron, sino en el Primer Ministro, Mirek Topolanek (en la foto, de Wikipedia). Tengamos fe en él. Y en Eurosarko, claro, que algo inventará.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails