sábado, 4 de julio de 2009

Choque de Civilizaciones, crítica

Después de presentar el libro para descargarlo, y un resumen de sus puntos más interesantes, expongo mi opinión. Tres ideas básica:

1) El libro es poco riguroso.

2) No es cierto que el mundo se organice en base a la religiones en el siglo XXI.

3) El libro es un granada sin hebilla pintada de rojo azul y estrellas blancas que se lanza contra la Meca y su periferia (desde Marruecos hasta Indonesia y alrededores).


1) El libro no es riguroso ni sigue un verdadero análisis por menorizado, a pesar de todas sus hojas. No explica la relación directa entre religión y civilización. No explica todas las civilizaciones. En cuanto a los países entre civilizaciones (Países desgarrados: el fracaso del cambio de civilizacion) analiza México, Turquía, Rusia y Australia. Condena a México, Turquía y Rusia a aceptar sus raíces y a no intentar moverse, mientras que en Australia el proceso ya está completado. Sin embargo no dice nada de Israel. Según el choque de civilizaciones el estado de Israel es un intento suicida, o mejor dicho auto-genocida (las personas se suicidan, sobre los estados o los pueblos se cometen genocidios) del pueblo judío.

Otro ejemplo de falta de rigurosidad en sus argumentos es su análisis de la civilización islámica. Dice que no hay ningún país que sea el centro, que sea el líder y que ese hecho desestabiliza la situación. Propone a Irán, Pakistán, Arabia Saudí, Indonesia y Turquía como posibles candidatos. De Irán dice que al no hablar árabe no podría ser nunca el líder de los musulmanes, mismo argumento para Pakistán. Arabia Saudí tiene una población demasiado pequeña y está demasiado unido a Occidente comercialmente para ser el líder. Indonesia está demasiado lejos. Conclusión: Turquía debe redefinirse como líder del islám, olvidar su laicismo y su europeísmo. Contraargumentos: es irreal pensar que Turquía podría olvidar de un día para otro y sin pasar por una guerra civil la herencia del padre de la patria turca: Atatürk, que impuso el laicismo. El ejercito defiende ese laicismo. Lo segundo: ¿hemos descartado Irán porque no habla árabe, pero aceptamos Turquía, que tampoco habla árabe y además usa el alfabeto latino?


Último ejemplo de falta de criterio: el esquema de las relaciones entre civilizaciones. En el hay dos cosas claras: a) quién es el problema. b) quién es el centro del mundo. Sólo Occidente tiene líneas con todos los otros bloques. ¿Por qué? Latino América, por ejemplo, sólo se relaciona con Occidente, que curioso, parece que en Latino América no hay negros ni hubo esclavitud proviniente de África. O que Latino América no se relaciona con Japón, ni con China.


2) No es cierto: Uno de sus argumentos para observar que este choque de civilizaciones y esa reconfiguración mundial ya está ocurriendo es Yugoslavia. En el capítulo 11, en el tercer apartado, explica que Yugoslavia es el ejemplo perfecto de país comunista que después de la caída del comunismo (de la ideología) se reorganiza en culturas/religión. “la guerra civil española fue el preludio de la segunda guerra mundial. La guerra bosnia es un episodio sangriento más de un choque de civilizaciones en curso”. Croacia, Eslovenia y Bosnia se desgranaron de Serbia porque no participan del cristianismo ortodoxo. Defiende que los países protestantes y católicos defendieron ideológicamente a Croacia y Eslovenia, los musulmanes a Bosnia y los Ortodoxos defendieron a Serbia. Ejemplo perfecto del choque entre civilizaciones.

Desde la perspectiva actual tenemos más datos de los Balcanes. Sabemos que después Macedonia también se independizó. Después lo hizo Montenegro. Pero estos son países con mayorías ortodoxas. ¿Por qué se separaron de su hermano ortodoxo Serbia?

También sabemos que Kosovo se independizó. Huntington nos diría "ves, otro paso más en el choque de civilizaciones". Vale, de acuerdo. ¿Pero quién patrocinó su independencia? ¿Países musulmanes? No: EEUU, RU, Alemania y Francia. Claro que Huntington nos diría "sí, pero Rusia defendió a Serbia, por su unión religiosa". Evidentemente, la misma unión religiosa que une a España (que no ha reconocido Kosovo) con la iglesia ortodoxa. O la misma unión religiosa que hizo que la guerra estallase entre Georgia y Rusia, o los problemas constantes entre Ucrania y Bielorrusia con Rusia. Todos ortodoxos y todos enfrentados.

No sólo eso. Las mejoras (lentas, muy lentas, pero mejoras al fin y al cabo) en chipre entre greco-chipriotas y turco-chipriotas, la victoria de gobiernos pro EU en Serbia y Ucrania, la creación de la Unión del Mediterráneo, la creación y expansión del ALBA (de base ideológica), la inexistencia de una revivificación religiosa en Europa y el apoyo de Suecia, Reino Unido o España (cada uno de una rama diferente del cristianismo) a la entrada de Turquía a la UE desmienten que el mundo, y mucho menos Europa, se organice según patrones religiosos/civilizatorios.


3) Es una declaración de guerra sin sentido: es la defensa de unos cliches ("la invasión demográfica musulmana" en Europa, “la belicosidad y violencia musulamanas son hechos […]”) sobre el mundo islámico, una simplificación del mundo (vease el esquema de relaciones entre bloques) maniqueísta y simplicista que nos lleva a una macroguerra sin sentido.

El libro parte de la idea de que esas diferencias existen, que llevarán a una guerra, que Occidente tiene las de perder y después propone qué hay que hacer para poder ganar esa guerra. En ningún momento el libro trata de desactivar una posible situación violenta. El mundo islámico está enfermo y el Occidente sufrirá. Es un escenario de guerra en el que no se lucha porque se cree realmente en algo, sino porque tú eres diferente, porque profesas una religión diferente. Al autor le da igual qué religión está más en posesión de la verdad: son diferentes, ergo tendrán que luchar.

Y si es un esquipitajo en la cara de cualquier musulmán, a los europeos ese escupitajo nos salpica. Los europeos, políticos y ciudadanos, debemos leer este libro con sumo escepticismo y cautela. Occidente vs Islam= Guerra en el Mediterráneo. Dudo que el autor resultase tan belicoso si la siguiente gran guerra fuese a ser contra México. Sin embargo no tiene ningún problema en que su país lidere una enorme guerra contra una cultura/religión. El mismo lo dice: "estas amenazas proporcionan también una base lógica para mantener una importante presencia militar estadounidense en Europa".

Ceuta, Melilla, Andalucía, Malta, Sicilia, Chipre, Bosnia, Kosovo, Serbia, Grecia y Turquía. El choque de civilizaciones significa el recrudecimiento de cicatrices que aún están saturando. También significa la incisión fría sobre antiguas marcas que ya ni nos acordamos de que existen (Al-Ándalus o la presencia turca en Bulgaria). Es más que eso. Es la desestabilización de otros países europeos con grandes poblaciones originarias de países musulmanes (Reino Unido, Francia, Holanda o Alemania).
Europa y el Mediterráneo encharcadas de nuevo en sangre por un sinsentido. Y más allá de Europa es la continuación de los problemas en el Líbano, Israel, Palestina, Chechenia, Pakistán, Sri Lanka, Indonesia.

Después de leer este libro me di cuenta de la importancia que tiene que Turquía sea parte de la UE. Integrar Turquía en la Unión Europea es el abandono de la lucha religiosa, es la normalización y estabilización de la zona más inestable de Europa: los Balcanes. El primer propósito de la Comunidad Europea no era el comercio, sino la paz. El comercio sólo era la herramienta para llegar a ese fin. Ese objetivo sigue siendo válido en el s.XXI.

Otros posts similares que te pueden interesar:

Descargarse o leer online
Choque de Civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial, de Samuel Huntington.

Resumen de Choque de Civilizaciones

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails