miércoles, 21 de octubre de 2009

Parte de la Iglesia Anglicana se reintegra en la Iglesia Católica: metáforas políticas y lingüísticas

La Iglesia Católica está de enhorabuena. Después de recuperar a la ultraderechista hermandad de Lefebvre hoy leemos el histórico anuncio de que "El Papa abre la puerta de la Iglesia a los anglicanos que acepten la autoridad de Roma" (del ABC). Es decir, que el cisma protestante es desde hoy un poco menos cismático. Fair enough

¿Y qué anglicanos quieren entrar en la Iglesia católica? Los que rechazan "la ordenación de las mujeres como sacerdotes y obispos, la ordenación sacerdotal y episcopal de homosexuales, y la bendición religiosa de uniones homosexuales" (del ABC). Sexo, sexo, sexo: siempre pensando en lo mismo.


Claro que entre un pastor anglicano y un cura católico hay una diferencia importante: "Los obispos anglicanos casados podrán desarrollar en la Iglesia católica funciones sacerdotales pero no episcopales" (del ABC). Más sexo. El sexo los une y los separa.

¿Pero quiénes son estos anglicanos y qué importancia tiene este paso? Mañana hablaremos un poco más de religión. Hoy veamos unas cuantas metáforas históricas, lingüísticas, políticas y económicas en relación al tema.

La iglesia anglicana es la iglesia oficial del estado confesional de Inglaterra (que no del Reino Unido). Como los ingleses son angloparlantes, muchos de ellos también son anglocreyentes. Esta confesión es católica y protestante. ¿Perdón? Es católica (universal) pero no reconoce la autoridad del Papa de Roma. Así que es católica pero no romana. Al igual que el Reino Unido es Europa y no lo es. Digamos que la Iglesia Anglicana es católica con ciertas Opt-Outs. Si el inglés es una lengua germánica casi romanizada, la Iglesia Anglicana es una iglesia romana casi germanizada. Inglaterra y sus oxímoron al dente...

Se suele marcar el comienzo de la Iglesia Anglicana a partir de Enrique VIII (ya sabéis: seis mujeres, dos descabezadas, divorcio, Catalina de Aragón, Vaticano...). Capítulo de los Simpsons sobre Enrique VIII por aquí, canción por allá (gracias a Rut). La Iglesia Anglicana evolucionaría en una iglesia nacional que aúna fe y estado. El Monarca del Reino Unido es el "Gobernador Supremo de la Iglesia de Inglaterra", aunque no es su cabeza espiritual. Pregunta a la que nunca he conseguido una respuesta valida: ¿cómo puede ser que rechacen pastoras u obispas (?) pero no rechacen "gobernadoras supremas" con pamela incluida? Como anécdota diré que a veces en las iglesias anglicanas se cantan el "God save the Queen". No recomendable para embarazadas ni republicanos ateos. La Iglesia es un emblema inglés ideológico: religioso y político. Es parte de esa idea de que Inglaterra no es un país europeo cualquiera: es Nación, es Imperio, es Iglesia.

Que ciertos anglicanos tradicionalistas quieran volver a la Iglesia Católica y que la Iglesia Anglicana no lo vea con malos ojos es síntoma de que Inglaterra empieza a ser un país europeo cualquiera. Su estructura nacional es engullida por una estructura con capital europea. Parece ser que en 2010 algunos anglicanos tendrán como Pontífice al Papa Benedicto XVI de Roma. Lo curiso es que, con el Tratado de Lisboa en funcionamiento, el Primer Ministro británico tendrá por encima un "Presidente de Europa". Bruselas es a Londres lo que Roma a Canterbury. El continente se traga la isla. ¿Será el primer Presidente de Europa un británico (¿eurosospechoso?) que en capitulos anteriores fue anglicano pero se convirtió el catolicismo? ¿Será Blair?

¿Inglaterra se desbritaniza? ¿Qué será lo próximo? ¿Conducir por la derecha? ¿Tener un monarca de origen alemán? ¿Tener una constitución? ¿Introducir el euro?

Otros posts que te pueden interesar

La Biblia: texto de polifonía extrema
Mapa de las monarquías europeas según su origen alemán o francése polifonía extrema
Aplicaciones del marco histórico entre la UE y el RU al futuro del Tratado de Lisboa
Marco histórico de las relaciones del Reino Unido y la Unión Europea

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails