lunes, 8 de febrero de 2010

Las palabras según su origen: patrimoniales, semicultismos, creaciones inducidas, préstamos léxicos, préstamos, extranjerismos y palabras turistas

Mañana tengo un examen de léxico y el blog es una buena manera de motivarme para estudiar. Aquí os presento (casi casi) todos los orígenes posibles de una palabra colocados según tengan mayor contenido externo a la lengua. Clickad en la imagen para verlo a tamaño correcto:



Los más conocidos son las palabras patrimoniales (las "normales") y los préstamos, los menos conocidos los "aliens" y los "casuals", términos que provienen de la lexicografía británica. "Alien" resulta aún más insultante que aquel otro de "barbarismo" (que se usa para designar los extranjerismos y los préstamos). Como alguien me decía hace poco ¿los aliens son palabras que vienen de otro planeta? ¿El castellano (o el inglés) son los únicos idiomas que se hablan sobre la faz de la tierra? Por eso propongo llamar a este tipo de palabras (tanto aliens como casuals) "palabras turistas". Son usos a los que identificamos por su lengua/cultura (como un souvenir) y no esperamos que se queden en nuestra cultura a largo plazo (aunque no es del todo descartable). ¿Eufemismo? Puede ser, pero además de no ser insultante, creo que describe mejor lo que son. Eufemismo pero útil.

Algo que llama la atención es qué tipo de palabras están señaladas por la norma como preferentemente evitables. Las creaciones inducidas (civilizar, librepensador) lo están hasta cierto punto, pero la mayoría pasan desapercibidas. Los préstamos semánticos análogos (del tipo casualse aborrecen, pero los homólogos son aclamados como grandes triunfos de la Real Academia y su Real Chovinismo Lingüístico. Lo curioso es que son prácticamente lo mismo. Los préstamos en general se aceptan con peros y los préstamos latinos (cultismos) nos ponen muy tiernos. Lo más esquizofrénico viene aquí: los extranjerismos latinismos son marca de amplia cultura, los extranjerismos de lenguas vivas son (por lo general) incultos. Muerto culto, vivo inculto. Las lápidas deberían dar clases de español para extranjeros. Sin embargo las "palabras turistas" (concepto con amplia tradición filológica desde la aparición de este mismo post) son aceptables, siempre que nos traigan un trocito pertinente de su cultura, un bonito souvenir (por cierto, la cita que aparece en la imagen del casual es de la página web http://www.noticiasdenavarra.com/2010/01/23/politica/la-diarquia).


Para terminar tendría que señalar la relación entre latinismos (curriculum) y cultismos (currículo). Como todos sabemos de motu propio está fatal: es motu proprio; a grosso modo también mal, la forma correcta es grosso modo; en estricto senso no: stricto sensu, etcétera. Pero en realidad lo único que se está haciendo con esos extranjerismos latinos es adecuarlos a las reglas de nuestro idioma, pero es el mismo proceso: un latinismo (Referendum o motu proprio) sufre ciertas alteraciones para adecuarse al castellano y así pasa a ser un cultismo (referendo o de motu propio). ¿Os parece aceptable?


Bibliografía:
Álvarez de Miranda, Pedro: "Neología y pérdida léxica", en De Miguel, Elena (ed.): Panorama de la lexicología. Barcelona, Ariel: 2009. 113-158.

6 comentarios:

desequilibros dijo...

Suerte con el examen.

Siempre puedes poner un link a esta entrada… jeje

José Calvo Tello dijo...

Hehe, gracias, ya lo había pensado :)
¿Qué hacemos los dos despiertos tan temprano? Un saludo.

Silvia González Goñi dijo...

Yo me declaro bastante purista en cuestiones lingüísticas.
En mi opinión, no es la misma transformación la que tiene lugar en currículum > currículo y en motu proprio > de motu propio.

En el primer caso el latinismo se ha adecuado a la fonética española mediante un procedimiento que ya tuvo lugar en la Edad Media (el paso de -um a -o). Es decir: un mecanismo propio de la evolución del latín al español.

En el segundo caso, sin embargo, se da una incoherencia sintáctica (se añade una preposición innecesaria, pues el caso está implícito en el sustantivo) y se suprime una R.

Como decía Alejando Sanz... No es lo mismo.

Enhorabuena por tu blog y mucha suerte en el examen

José Calvo Tello dijo...

Hola, Silvia. Bueno, en realidad proprio también se convirtió en propio en el castellano de la Edad Media. Y la aparición de nuevas preposiciones y nuevos usos de preposiciones son algunos de los procesos típicos que se suelen señalar del paso de latín a las lenguas romances ¿no? De todas maneras soy consciente que esta idea la sostenemos la minoría de la minoría: la mayoría no sabe lo que es de motu propio; una minoría conoce y usa de motu propio; una minoría aún más pequeña sabe que en realidad es motu proprio y yo y algún otro sostenemos que ambas cosas son aceptables.

Hablando de otras flores, el examen me ha ido bien, además era el último, así que me ha ido mejor :)
Gracias por el comentario.

Javi dijo...

¿¿Palabras alien o turistas?? lo que yo aprendí es que las palabras extranjeras q designan realidades extranjeras (geisha, troika, etc.) se llaman XENISMOS.

José Calvo Tello dijo...

Hola Javi,
pues mira, no había oído esa palabra. La verdad es que tampoco hay mucha gente que hable de esas cosas, y probablemente cada uno piensa que su etiqueta es mejor que la del otro. Lo dicho, estos términos vienen de la lexicografía inglesa, en concreto del Oxford (pag. 144 del libro que aparece en el post). Intentaré rastrear de dónde viene ese término.
Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails