sábado, 29 de agosto de 2009

Si la reforma ortográfica se realisase desde América

Este año y los siguiente el mundo ibero selebra su divorsio: la descolonisasión.

Los machistas dominantes europeos perdieron a sus mujeres americanas (una lusa, múltiples hispanas) que se revelaron e impusieron la separasión. Las relasiones interibéricas no han sido fásiles desde entonses. Los lusos, tras un guardanapo de respeto se despresian. País enano, pero que dominó al gigante.
En el mundo hispano no existe ningún país que ridiculise de esa manera a España. Ni México ni Colombia ni Argentina (países con mayor o similar poblasión a España y con mayor territorio). Aún. Pero en el futuro podrían haserlo. Seremos la Inglaterra de EEUU, el Portugal de Brasil: la España de México. Es desir, un país europeo con influensia en decresimiento frente a sus antiguas colonias americanas. No solo económica, política o militarmente, sino también cultural (foto sacada de aquí).

El sentro de la cultura hispana se desplasará, crusará el charco. A México, cuando no a EEUU.

En ese momento, los hablantes y sus gobiernos podrán ejerser presión para modificar la lengua escrita a su favor. El lema de la Real Academia de la Lengua podría seguir aplicándose: limpia, fija y unifica. Sólo que en el futuro nosotros (españoles) podríamos ser los unificados y no los unificadores. Y la academia importante no será la Real, sino la republicana y interamericana Academia de la Lengua.

Y aquí viene el tema: en América no se distingue entre una letra inútil y un champiñón. Ambas cosas son setas.

Los profesores de español como lengua extranjera ya son sensibles a este hecho y no imponen una pronunsiasión castisa. Y la mayoría de los estudiantes tampoco la quieren. Lo normal es que un extranjero no meta la lengua entre los dientes al atarse un sapato o al ensender una serilla. Hay que aseptarlo y respetarlo.

Lo que nos sería, a los castisos, más difísil sería aseptar una reforma ortográfica desde América como la de este post. Es desir, imaginemos por un momento que toda América (incluidos los EEUU) se ponen de acuerdo para crear una reforma ortográfica en la que "c" y "z" pasan a escribirse con "s". ¿Qué haríamos desde España? Rechasarlo, claro. ¿Todos? Quisás andaluses y canarios se alegran y aseptan el cambio. Además, en el resto de territorio donde sí se pronunsia la interdental hay muchos hispanohablantes que no lo hasen (inmigrantes de otros países y del sur de España). Y no sería rarro que siertos nasionalistas periféricos aseptasen la reforma para quitar peso político y cultural a Castilla. ¿Lo seguiríamos rechasando en este esenario? ¿Qué harían otras nasiones, por ejemplo, europeas? ¿Se alinearían con Castilla o aseptarían la reforma por pragmatismo?

Hase poco ocurrió una reforma ortográfica del portugués y Brasil salió ganando, la forma escrita se alejó de Europa y se asercó a América. Claro, normal ¿no? Igual de normal que Barselona, Valensia, Velásques, Garsia, el Sid Campeador, Sapatero, Asnar. Y casi, casi Madris.

En realidad una reforma ortográfica desde América de manera unilateral simplificaría mucho la escritura. Muertas la “c” transexual y la “z” tradisional sólo nos quedaría la abrupta "k" y la líquida "s".

Si España quiere mantener su puesto de líder de la lengua debería ser flexible y reformar la ecuasión z-c-k antes de que la simplifiquen por nosotros. Claro que conosiendo el inmovilismo castellano creo que el futuro se parese a este post.

Otros posts que te pueden interesar:Mapa con los presidentes de América
Estados Latinos de América del Norte

4 comentarios:

sgenius dijo...

Como mexicano y amante de la lengua castellana, me permito hacer un breve comentario.

Sería muy difícil que los países latinoamericanos nos pusiéramos de acuerdo para deshacernos de las "c" y las "z"... precisamente por nuestra pluralidad. Cierto es que sí nos hemos deshecho de los fonemas /c/ y /z/, pero las grafías son bien necesarias (al menos para mí).

Ahora bien, sin invalidar lo que propones, me permito agregar esto: Una reforma pragmática, actual y en progreso (y quizás más preocupamnte) es la que está sucediendo en las generaciones más jóvenes, ante la abreviatura de las palabras originada en los mensajes SMS. Un "¿Cómo estás?" se convierte en "Kmo stas", ya sea en medios electrónicos o escritos. Más que una brecha geográfica, es una brecha generacional: esto se presenta en todos lados, quizás en cada lugar con su propio sabor, eso sí.

Eldarin dijo...

La verdad es que yo no veo MUY probable una reforma ortográfica de este tipo. Pero es una posibilidad que en España jamás se plantea, al menos en el rincón que diferenciamos el fonema interdental y la [s].

Tienes razón con lo de que muchos de los países hispanos podrían unirse en otras cuestiones incluso más candentes. Claro que la ortografía SMS todavía está lejísimos de ser aceptada como variante escrita culta. Lentamente está empezando a entenderse que eso también tiene interés lingüístico y que no es ninguna estupidez. Que en realidad es una codificación con recursos de alfabetos fonético, silábico e iconográfico que se ha desarrollado orgánicamente, es decir, con una comprensibilidad muy alta. Porque además de ser una brecha generacional también es una brecha cultural y también marca el registro o el medio de la comunicación. Por cierto, gracias por poner el link en tu blog al mapa de Europa en europeo.
Saludos

dalet dijo...

¿Se pronuncian igual la b y la v en cualquiera de las variedades dialectales del español? Sí. ¿Se ha planteado seria y recientemente la fusión de ambas letras por el hecho de que se realicen con el mismo fonema? No. ¿Es la reforma ortográfica del portugués tan radical como sería la desaparición de la s en el castellano? No. ¿Refleja la reforma ortográfica del portugués la pronunciación de Brasil? No, las reformas han sido comandadas desde Brasil, pero afectan a pronunciaciones comunes. Si hubiera sido una simple cuestión de reflejar la pronunciación, ahora en portugués escribirían saudage en lugar de saudade.

Eldarin dijo...

Dalet, tienes toda la razón. Mi comparación entre la reforma del portugués y la eliminación de la "c" y "z" en español es exagerada. De hecho los lusos no se han atrevido a tocar sus endiabladas "x" ni sus "c", "ç", "ss", "s" y "z". Hace falta valor. Pero la reforma portuguesa marca un hito: es la afirmación de que el centro cultural del portugués no está en Europa. Esa tendencia podría continuar ampliándose. Con este post sólo señalo la posibilidad de que eso ocurra y los efectos prácticos que podría tener. Una reforma de ese tipo sería una revolución pacífica, barata, cultural, popular, lógica y anticolonial. Me imagino fácilmente a un imitador de Bolívar promoviendo esto.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails