miércoles, 7 de noviembre de 2012

Higgs en España o "Tiempo de bosones"

"El retrato del hombre de la barba, frente a mí, que lo vio todo y que libró al pueblo ibero de su inferioridad nativa ante la ciencia."
Esta frase es parte del primer párrafo de la gran novela Tiempo de silencio, de Luis Martín-Santos (1962). El hombre de la barba es Ramón y Cajal quien en 1906 ganó el "galardón nórdico,[...] la sonrisa del rey alto": el  premio Nóbel (de medicina). Ese es el altísimo objetivo que se marca el investigador protagonista de la novela: que un español (él mismo) vuelva a ganar el premio Nóbel de medicina. Como os podéis imaginar no lo consigue; ni en la ficción ni en la realidad nadie lo ha vuelto a conseguir desde que esa novela su publicó (repito, 1962). Se ha cumplido (hasta hoy) la profecía: "Nunca el investigador ante el rey alto recibirá la copa, el laurel".

"La península seca espera que fructifiquen los cerebros y los ríos" y su capital es el escenario del hecho que detona el resto de la novela: no hay dinero para comprar los ratones con los que se está experimentando posibles curas contra el cáncer. Este domingo día 11 del 11 se cumplirán 88 años del nacimiento del autor y en esta época leemos cada día noticias de que no hay fondos en centros de investigación, el CSIC y universidades. "De otro modo, no hubiera aquí nunca investigación ya que se carece de los más elemental" decía Martín-Santos hace 50 años.

Hoy el físico británico Peter Higgs ha criticado "el absoluto abandono que ha sufrido" el sector científico español. Nos quedamos con otra ida de Martín-Santos:
"La idea de lo que es futuro se ha perdido hace tres siglos y medio."

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails