lunes, 23 de julio de 2012

Nicanor Parra y Luis de Guindos: de la antipoesía a la antieconomía

El siglo XX ha ido reventando cada una de las artes clásicas. Se redactó novela incomprensibles, se escenificó el teatro del absurdo, se ha compuesto música cacofónica, Calatrava nació y Nicanor Parra se inventó la antipoesía. ¿Qué es eso de la antipoesía? Como él mismo diría: "Y tú me lo preguntas, antipoesía eres tú."

Es otra vuelta de tuerca al vanguardismo poético: muerto el verso y la rima, se encarga de destruir también el vocabulario poético, los ritmos armónicos y casi cualquier característica que lo diferencie de otros tipos de texto. Es poesía irracional, en sus formas y su contenido. La crítica, la erudicción y él mismo se ha exaltado como escritor univeral. Como todo, al final se aburguesó y hasta terminó por aceptar el premio Cervantes.

Hoy el ministro de Economía Luis de Guindos ha asegurado que los mercados se comportan de manera irracional. Lo que en mi opinión no es otra cosa que decir: "no entiendo que están haciendo, cómo podemos cambiarlo o qué se puede hacer". O lo que es lo mismo, no es el Ministro de Economía, sino de Antieconomía. Así que aprendamos algo de poesía. O de antipoesía.

En su libro Poemas y antipoemas, se encuentra un poema titulado "Los vicios del mundo moderno", poema del que salen los siguientes versos (muy editados y recortados para el caso, podéis leer el original aquí) y de los que podremos entender un poco mejor al Gobierno y sus acciones:

Los delincuentes modernos
Están autorizados para concurrir diariamente
a parques y jardines
Procurando levantar un pequeño templo a la miseria.

Los vicios del mundo moderno:
Los trucos de la alta banca
La política internacional de piernas abiertas patrocinada por la prensa reaccionaria
La fatídica danza de los dólares
El humorismo sangriento de la teoría de la relatividad.

Se compone de hombres ruiseñores que controlan la vida económica de los países
Mediante algunos mecanismos fáciles de explicar.
Entretanto los sabios, comidos por las ratas,
Se pudren en los sótanos de las catedrales,
Y las almas nobles son perseguidas implacablemente por la policía.

El mundo moderno es una gran cloaca:
Los restoranes de lujo están atestados de cadáveres digestivos.
Tratemos de ser felices, recomiendo yo, chupando la miserable costilla humana.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails