viernes, 12 de agosto de 2011

La Casta

Nosotros, la Casta, somos quienes os cuidamos, pueblo. Vemos que habéis montado chiringuitos y os reunís a hablar de vuestras cosas. La Casta entiende que estéis molestos. Algunos de nosotros también se han visto en el paro y mendigando trabajillos en la empresa privada. ¿Creéis que nosotros, La Casta, no tenemos nuestros más y nuestros menos con los bancos? Si les debemos hasta a nuestra abuela. Si algunos nos hacen oposición desde los bancos... Pueblo, creeme, es muy desagradable.

Y es que nuestro trabajo es mucho más duro de lo que vosotros os imagináis. Para vosotros la vida es muy fácil, poniendo cafés, repartís periódicos por la mañana, o mejor aún, con unas vacaciones pagadas por papá Estado. Nosotros, La Casta, en cambio, tenemos mucha responsabilidad. A ver, indignados, ¿os creéis que es fácil para gente que no tiene estudios ni nunca ha trabajado de nada estar al cargo de un Ministerio? ¿De verdad creéis que es fácil si cada vez que hace una estupidez todos la ponéis verde? Y lo malo es que ella no es la única. Es mucha presión, pueblo desatendido.

Y ahora nos venís a hablar de democracia a nosotros. Un sinsentido: nosotros somos la democracia. El poder puede ser que emane de vosotros, pero nosotros lo canalizamos, limpiamos y condesamos. Nosotros somos el poder y la democracia. Sin nosotros, sólo hay dictadura. Y caos. Y terrorismo, mucho terrorismo. Defendemos la democracia y la Constitución, y es una gran carga. A veces, nosotros, La Casta, pensamos "joder macho, somos el principal canal de la democracia y nuestros presidentes se eligen a dedazos dictatoriales". Y La Casta en ese momento se levanta de la cama, se toma un valium y se vuelve a luchar con esos pensamientos y con esas almohadas.

Nosotros, La Casta, os representamos a vosotros, pueblo. Aunque nos cantéis esas chiquilladas de "que no nos representan". Nos votáis porque cuando leéis nuestras ideas pensáis que son perfectas o casi y que es exactamente lo que vosotros haríais. Pero no sólo eso, sino que en La Casta hay de todo: ingenieros, arquitectos, abogados, iglesia, banqueros, nobles y monárquicos de profesión... Incluso dejamos que en nuestra Casta haya gente más vulgar y hippy como sindicalistas, periodistas o artistas. Y a ellos les tratamos muy bien y les damos mucho cariño. ¡Hasta cogemos algunos ministros de ahí! La Casta es muy heterogénea, y para demostrarlo voy a usar un emoticono ¨-)

Entre todos (políticos, banqueros, iglesia, periodistas y sindicatos) creamos un sistema en el que cada día hacemos el país más cómodo y placentero. Y cada año vosotros nos votáis. Tranquilos chiquos, ya queda menos para que volváis a comeros una tapa de democracia. Mientras tanto, nosotros, La Casta, os cuidamos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails