sábado, 26 de noviembre de 2011

Lazarillos furtivos o piratas

Los escribanos creían que la imprenta era la muerte. Los músicos que la radio. Los pintores que la foto. Los del siglo XX que Internet. Las industrias han tratado desde hace siglos de reprimir el progreso para mantener su negocio. Hoy traigo una muestra de esto. Esta hermosa advertencia se ve en una de las primeras páginas de una edición de El Lazarillo de Tormes de 1844, con dos de las segundas partes, y con autoría de Diego Hurtado de Mendoza, una viejo conocido de eumanismo y de Han Ganado los Malos:


¿Furtivo? ¿Furtivo cuando su autor jamás cobró un duro por esta obra y cuando había muerto siglos antes? En fin... Furtivo, pirata... Me pregunto qué pensaría este editor si viese su libro en Google Books.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails